XIV Kunzig Shamar Rinpoche

Shamar Rinpoche

Shamar Rinpoche

Shamar Rimpoche

El 11 de junio de 2014 nuestro querido maestro, el XIV Kunzig Shamar Rimpoche
Mipham Chokyi Lodro, falleció en su querido entorno en Renchen Ulm, Alemania, en presencia de miembros cercanos de su familia y algunos de sus estudiantes más allegados. La súbita pérdida para el mundo en general, para el Budismo en particular y especialmente para sus estudiantes, es profunda y de largo alcance.

En la jerarquía spiritual de la Escuela Karma Kagyu, el Shamarpa es Segundo después del Gyalwa Karmapa. Él es la emanación de Amitaba, el Buda de la Luz Ilimitada:

un ejemplo viviente de la aparición de Amitaba en nuestro mundo en forma de un Mahabodhisattva. El título tibetano de Shamar significa “el lama de la corona de color rojo-rubí”, nombrado así tras la réplica de la propia corona de Karmapa, que éste le otorgó al Shamarpa. Las sucesivas encarnaciones de los Shamarpas son también conocidas como “Karmapas de corona roja”. El IV Karmapa afirmó al II Shamarpa:

“Tú eres una de las manifestaciones, mientras que yo soy la otra. Por ello, la
responsabilidad de mantener la continuidad de las Enseñanzas del linaje Kagyu queda en tí de la misma manera que lo hace en mí”

En el sutra Bhadrakalpa, Buda Shakyamuni profetizó: “en el futuro, un Mahabodhisattva con una corona roja de rubí guiará a la multitud sufriente fuera del ciclo de desconcierto y miseria”. En el Shamarpa, la predicción de Buda se cumplió.

La actividad de los Shamarpas, como una línea de encarnación sucesiva, ha sido la de preservar la totalidad de el legado de Buda, especialmente las enseñanzas procedentes de los grandes mahasiddhas indios y maestros tibetanos. A lo largo de los siglos en el linaje Kagyu, los Karmapas y Shamarpas se han reconocido recíprocamente, siendo su relación la de maestro y estudiante.

Nacimiento y primeros años de vida

El XIV Shamarpa nació el 27 de Octubre de 1952 en el reino de Derge, Tíbet Oriental.

En 1956 viajó con su hermano, Jigme Rimpoche a al monasterio de Tsurphu, el sitio principal de los Karmapas, donde permaneció por dos años. En el verano de 1956, con 4 años de edad, reveló su identidad como Shamarpa al reconocer a viejos monjes del monasterio de Yangpochen, el sitio ancestral de los Shamarpas. Más tarde, el XVI Karmapa y su séquito, incluidos Shamar Rimpoche y Jigme Rimpoche, viajaron a Bodh Gaya, India, donde fueron invitados a participar en las celebraciones de los 2.500 años de Buda Jayanthi.

Habiendo viajado durante varios meses en India y Nepal, volvieron a Tíbet, visitando el monasterio de Yangpochen de camino. Era la primera vez en esta encarnación que Shamar Rimpoche puso pie allí. El monasterio había sido convertido a la secta Gelugpa durante los tiempos de la prohibición del Gobierno tibetano de la institución de los Shamarpas. Las estatuas de las previas encarnaciones de los Shamarpas permanecieron, aunque se dice que sus coronas rojas fueron sustituidas por otras amarillas. Señalando a las estatuas, el joven Shamar Rimpoche exclamó: “Este soy yo”, y puso en su cabeza un sombrero rojo que había en el regazo de una de las estatuas. Más adelante en su vida, Shamar Rimpoche restablecería Yangpochen de nuevo como monasterio Karma Kagyu, debido a los fuertes deseos de los monjes gelugpas que residían allí, de volver a ser Karma Kagyu de nuevo.

La institución de los Shamarpas

A petición del XVI Karmapa, el XIV Dalai Lama acordó informalmente restituir la figura del Shamarpa y en 1958 en Tsurphu, el XVI Karmapa lo entronizó de forma privada. Conocido en aquéllos tiempos como “Dorje Rimpoche”, su identidad aún tuvo que ser ocultada. Tras la invasión China de Tíbet en 1959, Shamar Rimpoche se unió al Karmapa en su huida al exilio, primero cruzando Bután y posteriormente instalándose en el Reino de Sikkim, a invitación del Chogyal. Desde el comienzo de los 60, Shamar Rimpoche comenzó su educación y entrenamiento, en el viejo monasterio de Rumtek, establecido en los tiempos del IX Karmapa. En los años sucesivos recibió las Enseñanzas completas y transmisiones de la Escuela Karma Kagyu del XVI Karmapa.

1964 fue la fecha del levantamiento de la prohibición de la institución de Shamarpa por el Gobierno Tibetano en el exilio. Shamar Rimpoche fue entronizado de manera oficial y reconocido, por el XVI Karmapa, como el sustentador del linaje en la más alta posición después de él. El XVI Karmapa consideró un de los logros más importantes la restitución de la institución de los Shamarpas después de una prohibición de 170 años. De la misma forma, tras la muerte del XVI Karmapa en 1981, Shamar Rimpoche permaneció como una simple figura – en pro de la verdad y frente al aplastante poder político de grandes naciones – en la búsqueda de la encarnación auténtica del XVI Karmapa y la preservación de la verdadero linaje Karma Kagyu. Así y de conformidad con las tradiciones espirituales del linaje, reconoció formalmente a Trinley Thaye Dorje como el XVII Karmapa, entronizándolo en el Instituto Budista Internacional de Karmapa (KIBI – según sus siglas en inglés) en Nueva Delhi,en 1994. En los años sucesivos, retornó al Karmapa la totalidad de la transmisión del linaje y lo entrenó e inició de forma completa.

La muerte de Rimpoche

Tras la trágica noticia de la muerte de Shamarpa, SS Karmapa Thaye Dorje, escribiendo desde KIBI, evocó la Enseñanza clave del Buda sobre la impermanencia, y asimismo proclamó que mientras que la manifestación física de Shamar Rimpoche ha dejado este mundo, su rol como maestro continúa y sus aspiraciones y bendiciones permanecerán para siempre.

En el periodo inmediato post-mortem, afluyeron sinceros mensajes de condolencia para los estudiantes de Shamar Rimpoche y su familia, en particular para su hermano Jigme Rimpoche, de parte de muchas figuras Budistas eminentes con quienes Shamar Rimpoche tenía un vínculo cercano. Desde Nepal, los lamas del monasterio de Ka Nying Shedrup Ling, liderados por Chokyi Nyima Rimpoche, hicieron eco de los sentimientos de muchos practicantes de Dharma en todos sitios: “Es como si, de repente, la oscuridad de la noche hubiese tragado nuestro mundo”

Siguiendo las indicaciones de Karmapa Thaye Dorje, cientos de centros Karma Kagyu y monasterios de todo el mundo comenzaron la práctica de Amitaba, el Buda de la Luz Ilimitada. Lama Ole se dirigió a sus estudiantes y amigos en los Centros del Camino del Diamante en todo el mundo:

“Acabamos de tener la pérdida de este mundo de SS Kunzig Shamar Rimpoche. Sin embargo, como Bodhisattva de cualidades únicas –tanto durante como entre sus encarnaciones- él ofrece indestructibles oportunidades para que muchos puedan absorber aspectos de su inmensa bendición y comprensión profunda. Por ello, hasta que tengamos ocasión de encontrarnos con él de nuevo encarnado, recordémoslo cuando invoquemos al Buda de la Luz Ilimitada: OM AMI DEWA HRIH. Él era realmente un maestro único y un gran ejemplo”

Recientemente, Rimpoche había estado visitando Europa para dar enseñanzas en numerosos centros budistas en la familia del Dharma Karma Kagyu , incluyendo Dhagpo Kagyu Ling en la Dordogne, Francia (el lugar principal del Karmapa en Europa), Kagyu Ling en Manchester, Reino Unido (el centro principal de la comunidad Dechen), the Beaufoy Institute en Londres, que sería el último centro del Camino del Diamante que visitara en su última encarnación, y finalmente Renchen Ulm, la sede europea de su propia red de centros Bodhi Path, que ha estado estableciendo desde mediados de los 90.

La Crisis Kagyu

Shamar Rimpoche era probablemente más conocido por el rol que jugó en la crisis que sumergió al linaje Karma Kagyu tras la muerte del XVI Karmapa, un papel que le hizo ganar tanto la gratitud más inmensa como la más amarga condena. Él protegió la tradición Karma Kagyu y sus estudiantes de formas que muchos pudieron comprender con dificultad, liberándolos de la hegemonía sectaria y el fango de la geopolítica sino-tibetanas. Y haciendo esto, triunfó sobre una adversidad inimaginable.

Para ser un Rimpoche tibetano él era muy poco usual: él no era un hombre de
compromisos. Se negó a juegos o a tolerar la manipulación. Sin miedo a desafiar a cualquiera si consideraba que era lo correcto, se mantuvo sin considerar su propia reputación o cualquier agenda personal. Honestidad, coraje y una absoluta ausencia de temor definían su personalidad; estable como una roca, firme en el compromiso con sus ideas e inmutable, sin importarle cuán grande era el obstáculo, siempre constante y siempre mirando hacia el futuro.

Siendo plenamente consciente de su posición como Shamarpa, nunca cayó en el orgullo o la arrogancia, combinando su seriedad con humildad. Poseyendo una gentilezanatural y compasión, también podía ser audaz y directo en su forma de comunicación, especialmente cuando se trataba de las complejas cuestiones de la crisis Kagyu. Esto se encapsuló en 2006 en su carta abierta al profesor Robert Thurman, que se había adentrado en los problemas de la escuela Karma Kagyu. En la carta, Rimpoche acuñó el término “paquete para creyentes” para referirse a los budistas que no examinan los detalles de las situaciones y caen presos del fanatismo. En referencia a las “pruebas” presentadas al Gobierno tibetano en el exilio en relación con el reconocimiento del XVII Karmapa, Shamar Rimpoche explicó:

“No existe la tradición de pedir una prueba de ese tipo de reconocimiento. Esto es debido a que el proceso está más allá de lo que las personas pueden percibir con sus sentidos normales. Así que yo mismo, siendo un Shamarpa, yo soy la prueba de tener la facultad de reconocer a Karmapa según las tradiciones del linaje Karma Kagyu “.

Es cierto que, de conformidad con su papel como el sostenedor del linaje, no tenía más remedio que dedicar su vida a la defensa de la asediada tradición Karma Kagyu, pero él era mucho más que esa función o esa institución.

En cuanto a los tulkus, Shamar Rimpoche había declarado:

“Puesto que cada encarnación es una nueva vida, crédito de grandes hechos en el pasado, no se transfiere automáticamente a cada nueva encarnación … La grandeza se debe ganar de nuevo en cada vida.”

La actividad de Shamar Rimpoche

Bajo la Corona Roja había efectivamente un gran hombre. Mucho más allá de su responsabilidad en la crisis de Karmapa y su estatus formal en la escuela Karma Kagyu, fue un lama excepcionalmente realizado, pero también fue capaz de desplegar su actividad en muchos niveles mundanos.

Shamar Rimpoche fue un gran humanista y filántropo. Su libro “Creación de una democracia transparente”, que establece un marco para el establecimiento de un verdadero sistema democrático de gobierno que promueve el bienestar y la prosperidad de la población, fue escrito desde la motivación de que alguien, podría utilizar sus ideas para ayudar a un pequeño país como Nepal. Rimpoche no estaba preocupado con la política “per sé”, sino en general en la felicidad y el bienestar de la humanidad a nivel individual y social.

Shamar Rimpoche podría, realmente, ser llamado un genio. Su amor por el aprendizaje y la mente constantemente inquisitiva le dotó de un conocimiento excepcional del mundo. Él fue muy respetuoso con los académicos y los estudiosos. Su capacidad para explorar, analizar y reflexionar profundamente sobre todo, de la cultura, la ciencia, la física, la historia y la política, combinada con su gran inteligencia, le permitió conectar toda la información que reunió en la vida para llegar a conclusiones muy particulares e individuales. Su interés en todas las disciplinas externas y fenómenos emocionales interiores le dio una gran comprensión del universo y de la gente La preocupación de Rimpoche por la felicidad de los demás no se limitaba a los seres humanos, sino también hacia los animales y el planeta mismo. Fundó la Fundación Compasión Infinita para promover el trato humanitario de los animales criados para el consumo de carne y otros productos, para que no se vieran obligados a vivir y morir en condiciones brutales. El ver animales enjaulados en condiciones desagradables movía a Rimpoche a intervenir personalmente para mejorar sus condiciones, y al sentir el poder de su compasión, animales enfermos viviendo en la naturaleza salvaje, acudirían intuitivamente a él en busca de ayuda.

La muerte de Shamar Rimpoche es una tremenda pérdida, no solo para sus estudiantes sino también para la historia. Con la partida de Rimpoche, ha terminado una gran parte de la historia de los Himalayas. Sin duda alguna, él era uno de los actores principales y más influyentes figuras en los Himalayas del siglo XX y comienzos del XXI.

Como miembro de la noble familia Athub, desde una temprana edad, Shamar Rimpoche tuvo acceso íntimo al XVI Karmapa así como a los más elevados dignatarios religiosos y políticos de los Himalayas, incluyendo la familia real de Bután. Nadie como Rimpoche tuvo la misma visión del XVI Karmapa, sus conexiones y los roles que diferentes lamas jugaron en los tiempos en el exilio.

La memoria extraordinaria de Rimpoche combinado con un entendimiento enciclopédico de la historia de los Himalayas, no tiene precedentes, porque él lo experimentó de primera mano y sucedió con su participación. Al igual que el gran Lopön Tsechu Rimpoche, quien fue su amigo cercano y confidente, la inmersión de Shamar Rimpoche en la cultura de los Himalayas, la historia, y su red de relaciones sociales le dio la habilidad de vincular y decodificar todos los mensajes aparentes para revelar el significado de los mismos.

Shamar Rimpoche era como un cofre del tesoro, siempre capaz de sorprender con algo totalmente nuevo y excepcional. A pesar de que no quería hablar de ello, también era un artista muy talentoso. Podía dibujar maravillosamente y era capaz de tocar la flauta muy bien.

Proyectos y Enseñanzas

Shamar Rimpoche asumió la responsabilidad espiritual del proyecto de construcción de la estupa más grande de Europa. Gestada por Lopön Tsechu Rimpoche y construida en cooperación con el gobierno local español, se sitúa a 33 metros de altura en Benalmádena en la costa sur española. Después de la muerte de Lopön Tsechu Rimpoche, Shamar Rimpoche supervisó el proyecto hasta su finalización, inaugurando la estupa en el año 2003 junto con Lama Ole Nydahl, los representantes de la Familia Real de Bután y el gobierno, y las autoridades locales españolas.

Como maestro de Dharma, Shamar Rimpoche era una fuente de conocimiento y práctica. Su visión del budismo era enorme y no sectaria; hizo énfasis en: el Entrenamiento Mental (Lojong), el Mahamudra, la meditación de calma mental y la filosofía budista clásica. Buscó y recibió la transmisión de calma mental y la meditación de la comprensión plena de todos los maestros vivos de todos los linajes tibetanos.

Sus enseñanzas fueron muy a menudo asociadas con el Mahamudra, que expuso con maestría insuperable. Su aproximación al Dharma era precisa y científica, y él practicó exactamente en la forma en que enseñó: dando ejemplo de no sólo creer, sino de analizar y probar la validez de las enseñanzas por sí mismo.

Además de esto, el inmenso poder de su bendición se podía experimentar en particular a través de las iniciaciones que dio, por ejemplo en Amitaba, el Buda de la Luz Ilimitada, a quien se manifestaría inequívocamente en persona, al presentar a sus alumnos afortunados el resplandor eterno de su realización. Incluso en tales escenarios, era evidente el no-sectarismo de Shamar Rimpoche. Por ejemplo, durante la singular y profundamente rompedora de conceptos iniciación de Guru Yoga del III Karmapa, dada en el Centro Europeo (EC) en 2009. La transmisión pertenecía a una Nyingma Terma, que había recibido de Dilgo Khyentse Rimpoche a la edad de 15 años, y fue la primera vez que la impartió en esta vida.

Conexión con Hannah y Lama Ole Nydahl

La conexión de Shamar Rimpoche con Hannah y Lama Ole Nydhal fue profunda y constante desde el momento en que les transmitió la Promesa del Bodhisattva in 1970.

En una enseñanza pública en Kassel en 2006, Shamar Rimpoche dijo de ellos:

“En 1973 el XVI Karmapa pidió a Ole Nydahl y Hannah enseñar y predijo que iban a tener mucho éxito en la difusión de las Enseñanzas de Buda en Occidente. Siguiendo y cumpliendo el deseo de Karmapa, sin duda, mantuvieron su Samaya.”

Durante los años siguientes, Hannah en particular a través de su trabajo como traductora y puente entre Oriente y Occidente, se convirtió en uno de los discípulos más cercanos y de mayor confianza de Rimpoche. En los momentos más oscuros de la Crisis Kagyu en 1994, fue el vínculo inquebrantable de confianza entre Shamar Rimpoche, Lama Ole y Hannah, y su cooperación efectiva lo que llevó al XVII Karmapa Thaye Dorje y su familia a poder sacarlo del Tíbet ocupado por China, superando obstáculos peligrosos para llegar con seguridad al mundo libre.

En 2007, durante los últimos días de vida de Hannah, cuando ella había sido
diagnosticada con cáncer terminal, Shamar Rimpoche viajó a Copenhague
específicamente para decir su último adiós a Hannah y darle sus enseñanzas finales antes de que falleciera.

Ultimas Enseñanzas

De las muchas maravillosas cualidades que manifestaba Shamar Rimpoche, una de las más conmovedoras era su amor a la belleza de la naturaleza. En particular, amaba estar en los alrededores de su centro Bodhi Path en Virginia, EEUU, y especialmente en el pintoresco y pacífico ambiente de Renchen Ulm, Alemania. Es aquí donde decidió estar al final de su vida, y donde SS Karmapa Trinley Thaye Dorje, Lama Ole Nydahl, muchos elevados Rimpoches y lamas de la escuela Karma Kagyu y estudiantes de Shamar Rimpoche de todo el mundo vinieron a presentar sus últimos respetos y hacer deseos para un su pronto regreso.

Shamar Rimpoche era un sostenedor de la verdad, más allá de cualquier manipulación y como tal, podía saber todo. En plena conciencia, con claridad y previsión, en su última enseñanza antes de su muerte dijo: “No debéis tener miedo a la muerte si sabéis cómo practicar en la muerte”. De sus grandes obras y proyectos, demasiado numerosos para mencionarlos, los últimos fueron dejados a sus estudiantes para que éstos los finalizaran.

Cuando se dice que Shamarpa es una emanación de Amitaba, no debe ser mal interpretado en el sentido de que él es un meditador que, vida tras vida, realiza grandes logros en el camino a la iluminación. Es por propia elección de Shamarpa que apareció, y por su propia naturaleza es reabsorbido en su propia tierra pura de Dewachen, que él mismo creó. Las cualidades únicas manifestadas por Shamar Rimpoche se perderán. En estos tiempos de degeneración somos únicos y bendecidos por haberlas encontrado, y por haber entendido por nosotros mismos, cuán vastas eran.

Nota a pie de página:

Como todos los Shamarpas previos, su próxima manifestación será autentificada de acuerdo al principio de reconocimiento recíproco, por el Karmapa que él mismo reconoció, esto es, Karmapa Trinley Thaye Dorje. De la misma manera como el reconocimiento de Karmapa Trinley Thaye Dorje, por parte de Shamarpa, este proceso continuará siendo un procedimiento interno, de carácter espiritual dentro del auténtico linaje Karma Kagyu. Como tal, no será influenciado por terceras partes que busquen elegir un candidato para cumplir objetivos de índole política.