Lopon Tsechu Rinpoche

Lopon Tsechu Rinpoche

Lopon Tsechu Rinpoche

Lopon Tsechu Rinpoche nació en el Reino de Bután en 1.918, y fue uno de los últimos grandes maestros de meditación que recibieron su educación profunda y amplia en el viejo Tíbet. Cuando tenía 13 años de edad, dejó Bután para estudiar y practicar bajo la guía espiritual de su tío el Lama Sherab Dorje en Nepal. Allí recibió una formación completa en el Dharma y meditó bajo condiciones severas en las cuevas de Milarepa y en los lugares sagrados de Gurú Rinpoche. En 1.944, Rinpoche se reunió con S.S. el XVI Gyalwa Karmapa Rangjung Rigpe Dorje quien se convirtió en uno de sus maestros más importantes.

En los años que siguieron, Lopon Tsechu Rinpoche se convirtió en una figura clave para los practicantes del Dharma en Nepal, al lograr la cohesión de las diferentes escuelas de budistas de Nepal y de toda la región de los Himalayas.

Lama Ole Nydahl y su esposa Hannah lo conocieron en su primer viaje al este en 1.969. Él se convirtió en su primer maestro y mantuvieron una conexión muy cercana a lo largo de su vida.

Desde 1.987, visitó  regularmente los centros de Budismo Camino del Diamante que Lama Ole y Hannah fundaron en Occidente. Viajó extensamente por toda Europa, las Américas y Australia dando enseñanzas e innumerables iniciaciones.

En 1.990, visitó  España por primera vez, ocasión en la que dio enseñanzas e iniciaciones a un numeroso grupo de personas congregados en Karma Guen, un centro de meditación budista ubicado cerca de Velez-Málaga. Para el año  de 1.994, en ese mismo lugar Rinpoche construyó su primera Estupa de Kalachakra. A esta construcción le seguirían otras 16 más, las cuales representan un poderoso mensaje de paz universal y prosperidad para Occidente.

Sería bueno colocar cuando visitó Sur América.

El último proyecto del Lopon Tsechu Rinpoche, la Estupa de la Iluminación de 33 metros, construida en Benalmádena, España es la joya de su trabajo en vida. Rinpoche falleció el 10 de junio de 2.003 a la edad de 85 años en un hospital de Bangkok, cuatro meses antes de la inauguración de este magnífico proyecto.

El inmenso poder de su compasión fue sentido por personas con diferentes antecedentes culturales y trajo beneficios a todos los seres.