¿Qué es la Meditación?

Meditación convierte la información aceptada en experiencia. En el primer nivel, su propósito es calmar la mente y mantenerla en un solo lugar. Crea espacio entre el experimentador y sus experiencias, permitiéndole a los sabios elegir los roles en las comedias de la vida, y evitar sus tragedias.

Esta distancia protectora, se consigue con mayor frecuencia a través de estar consciente de la respiración de uno mismo, o la concentración en una forma de Buda, la meditación llamada Shamatha en sánscrito y Shine en tibetano. Quienquiera que pueda sostener este estado de la mente en la situación de laboratorio de la meditación, poco a poco realizará lo mismo en la vida diaria. Este es un primer paso para el desarrollo de uno, y una base necesaria para la comprensión penetrante y prácticas más elaboradas.

El segundo nivel de la meditación se llama Vipassana en sánscrito y Lhaktong en tibetano. Aquí, la meditación es sin forma y apunta a la naturaleza de la mente misma. Al ser consciente sin tener un objeto del cual ser consciente, la comprensión y el conocimiento surgen espontáneamente.

Por lo que la meditación es la concentración de la mente en algo y la claridad que se deriva de esto.