¿Qué es el Karma?

Desde una perspectiva budista, el Karma no significa suerte o destino pero puede ser traducido como: acción, o causa y efecto. Hablando de modo general, el karma funciona de la siguiente manera: toda actividad positiva o negativa, deja impresiones en la mente.

Como el contenido de la mente determina cómo es experimentado el mundo, impresiones negativas conducirán inevitablemente a dolor en el futuro. Esto significa que nuestros pensamientos, palabras y acciones siembran las semillas para nuestra experiencia futura. Está en nuestras manos cambiar nuestras vidas gracias al entendimiento de esto.

Por lo tanto, la comprensión del karma utilizada en forma correcta, significa: libertad. En cada situación, da a los seres la libertad para decidir su futuro. El Camino del Diamante ofrece métodos especialmente eficaces para remover de la mente, las impresiones de acciones negativas y perjudiciales. Por esto podemos librarnos de lo que maduraría como estados y situaciones difíciles en el futuro. A través de la meditación budista, podemos vencer el proceso completo de causa y efecto.

Sin embargo, si no elegimos trabajar con nuestra mente, no tendremos ningún control en absoluto, y simplemente seremos la víctima de nuestras propias acciones.