¿Por qué es tan importante establecer el Budismo en Occidente?

El Budismo se originó en India hace 2500 años y siempre cambió en su expresión para adecuarse a las necesidades de las personas cuando se introducía en nuevos países. Los indios y los tibetanos son muy diferentes, y también hoy en nuestro mundo occidental nada exótico o extranjero realmente crecerá. Como las enseñanzas más altas sobre la naturaleza de mente son como un diamante, transparente y indestructible, también reflejan el color de la sociedad en la que son introducidas. Hoy en día el Budismo también está tomando el estilo más apropiado para las mentes educadas e independientes de Occidente. Esto no significa que nada nuevo es inventado o agregado a las enseñanzas. Con 84.000 enseñanzas de las que se puede elegir, no es necesario.

La renunciación en el camino monástico es menos atractiva para las personas modernas, quienes tienden a ver los intentos del Oeste en esto, como un medio para evitar la plenitud de la vida, y como un signo de debilidad. Este punto de vista, sin embargo, no se aplica a los monjes tibetanos visitantes. La gente ve a estos hábitos y rituales como formas de preservar su patrimonio. Buda dio innumerables métodos para beneficiar a los seres, y hoy en Occidente, el marco más unido es el de los practicantes laicos y los yoguis.

Los occidentales están muy conscientes de la superficialidad que puede derivarse de mezclar diferentes culturas y tradiciones. Aquellos que confían sólo en lo que pueden analizar lógicamente, y que son avergonzados por estilos de vida exóticos, pueden identificarse con la transparencia y eficacia de las prácticas budistas, cuando son presentadas sin las trampas culturales. Siempre es una lástima cuando las personas terminan con el Nihilismo, la corrección política, o las drogas porque no encuentran un camino espiritual en el cual pueden confiar.