¿Necesitamos monasterios en Occidente?

Sí, para preservar las enseñanzas, que no tienen aplicación/atractivo inmediata, de desaparecer. En Tíbet, habían tres formas posibles de seguir el camino budista: uno podía convertirse en un monje, practicar como una persona laica, o ser un yogui. Los monjes y monjas vivieron por separado en monasterios y conventos, y tenían reglas de conducta estrictas. Las personas laicas tenían familias y las ocupaciones normales, e intentaban usar las enseñanzas en su vida cotidiana. Los yoguis vivieron sin las restricciones de las normas sociales, a menudo en cuevas con diversas parejas y toda su vida estaba enfocada en el desarrollo espiritual.

Desde que la gente en los países modernos y desarrollados, tienen los medios para decidir el número de su descendencia, no habrá necesidad de tener grandes monasterios budistas. La razón para que hombres y mujeres vivieran por separado en tiempos anteriores, no es porque el Buda fuera mojigato, o que sus enseñanzas fueran hostiles hacia el cuerpo. Tampoco tenía el temor de que futuros herederos quisieran impugnar la riqueza acumulada como la Iglesia Católica aparentemente hace. Las personas simplemente no podían hacer el amor sin tener hijos, lo cual restringe la cantidad de tiempo disponible para el estudio y la meditación. Los votos de los monjes y monjas originados por recomendación del Buda, y aunque puedan parecer extraños en un ambiente moderno, no pueden cambiarse para adaptarse a nuevas situaciones.

En Occidente, sin embargo, los grupos originalmente separados de yoguis y laicos, se han unido cada vez más. Hoy en día, no es necesario para los yoguis competir con los monjes y monjas de hábitos rojos para obtener el apoyo económico de la población productiva. Por lo tanto, no hay necesidad para accesorios exteriores tales como hábitos blancos largos y fluidos, y estilos de cabello salvajes, los cuales los distinguían anteriormente de los monjes.

También con el sistema social de hoy, las personas laicas ya no necesitan tener grandes familias que cuiden de ellos en la vejez. Así pues, la distancia entre los dos grupos se ha reducido, y muchos son laicos cuando trabajan y yoguis durante sus vacaciones y en su visión.