El Gran Camino (Mahayana)

También en los tiempos del Buda existía la clase de personas a la que no les es suficiente su propia felicidad. Estas personas ven que todo viene y se va como en un sueño, reconocen entonces la irrealidad tanto del mundo interno como del externo, producidos ambos por el espacio. Además, les parece evidente que los seres sean incontables, mientras que uno mismo es sólo uno y que, por lo tanto, los demás tienen que ser mucho más importantes que uno. Estas personas se abren y se desarrollan mediante la construcción de la compasión y la sabiduría. El deseo de beneficiar a otros mediante el propio desarrollo es natural para ellas. Este es el llamado Gran Camino, en tibetano Thegcheng, en sánscrito Mahayana. Su meta es la Iluminación para el bien de todos.

Fragmentos de Las Cosas como son, Lama Ole Nydahl