El Camino Angosto (Hinayana)

Los primeros cinco discípulos del Buda lo escucharon para alejar su propio sufrimiento. Esto lo lograron con las enseñanzas sobre las Cuatro Nobles Verdades y la ley de Causa y Efecto. El conocimiento de las acciones que producen sufrimiento y sus antídotos, así como las meditaciones enseñadas por el Buda, les proporcionaron espacio interior y calma mental. Las enseñanzas que parten de este enfoque se llaman en la estructura tibetana Thegchung o en sánscrito Hinayana, que corresponden en español a Camino Agosto. Uno aprende aquí que todo lo condicionado, ya sean pensamientos o sentimientos adentro o mundos y acontecimientos afuera, son pasajeros. Si no se les da ninguna energía a estas apariencias, se disuelven de nuevo. La meta es la propia liberación.

Fragmentos de Las Cosas como son, Lama Ole Nydahl